EnglishFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified

La cédula de Gardel es una "artesanía"



uando en setiembre del año pasado  el diario "El País" de Montevideo anunció la pronta exhibición de la cédula de Gardel de 1920, la opinión pública se hizo eco en forma inmediata.
En medio de la alegría que producen hallazgos de esta naturaleza, desentonaba mi voz que se alzaba para señalar serias irregularidades.
Ante las evidencias publicadas en "Museo expondrá foto de Mercado Libre", el Presidente de la Fundación de Industrias Culturales Argentinas FICA, Sr. Walter Santoro, debió aclarar la situación, corroborando mis argumentos:





Como vemos, el "documento" se reduce a un "facsímil" realizado "a partir de una fotografía" -y no "del original"- y es ésa la copia que se expone en el Museo gardeliano de Uruguay. Si bien se intentó otorgarle una legitimidad inexistente, el titular del documento, Sr. Sergio Peluso, ha negado que lo exhibido sea una copia exacta del original que obra en su poder.

Hubo un antecedente de similares características con el "prontuario" de 1915, que presenta  inscripciones tardías y otras irregularidades como falta de registros en la Policía de la Provincia de Buenos Aires y otras que oportunamente rescatara Juan Carlos Esteban de un foro de opiniones

Es lamentable y preocupante que documentación referida a Carlos Gardel esté inmersa en situaciones tan poco claras como las señaladas; que la figura más representativa de nuestra identidad, declarada por la UNESCO "Patrimonio de la Humanidad", reciba tan inmerecido destrato.

Cabe aquí preguntarnos una vez más sobre el rol que debe cumplir el gobierno, las instituciones dedicadas al tango y a Gardel, los museos, los medios de prensa pero, fundamentalmente,  la formación que deben recibir las nuevas generaciones -futuros investigadores y/o difusores- no sólo en cuanto a conocimientos históricos para evitarles caer en engaños como los mencionados, sino a la formación ética que impida la difusión de documentos y versiones sensacionalistas que sólo contribuyen a causar daño.





Ana Turón
Azul, abril 9 de 2014