EnglishFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified



Gardel y el tango al "Plus-Ultra"






o se tiene conocimiento de que haya existido un encuentro entre el Comandante Ramón Franco y Carlos Gardel, aun cuando eran contemporáneos y tuvieron oportunidad de conocerse.

Cuando el "Plus-Ultra" zarpó de Palos, Gardel se encontraba en España con su guitarrista José Ricardo cumpliendo compromisos contractuales y regresó a Buenos Aires el 23 de marzo, en momentos de plenos festejos y tributos a los héroes de la aviación.
Sin embargo, y pese a haber sido convocado para agasajar a figuras ilustres como el entonces flamante Premio Nobel de Literatura, D. Jacinto Benavente (1922), al heredero de trono de Italia Humberto de Saboya (1924) y al Príncipe de Gales Eduardo de Windsor (1925) entre otras, el cantor no participó de los homenajes a los protagonistas de esta travesía.


La única manifestación sobre el tema que se le conoce permanece en un disco. Se trata de un tango compuesto por los españoles Enrique Nieto de Molina y Martín Monserrat Guillemat, que Gardel grabó en Barcelona para el sello "Odeón" el 14 de enero de 1928, es decir cuando ya habían transcurrido dos años de la proeza aérea.



El autor de la música, Martín Monserrat Guillemat (1906-¿?) era pianista, acordeonista y compositor. En 1927 cumplía contrato en el Cine-Teatro "Principal-Palace" de Barcelona y en 1975 recordaría que "Vino a actuar Carlitos con sus guitarristas Ricardo y Barbieri, y me pidieron si les podía enseñar los tangos que recibían de la Argentina pues supongo que no sabían música, cosa que hice durante el tiempo que estuvieron. Un día los tres me dijeron 'Usted toca un tango que no conocemos', y les dije que era mío. Gardel me pidió la letra y yo le dije que no lo cantase pues ya hacía un año que el raid había pasado (el del 'Plus-Ultra'). Dijo: 'No importa, lo haré sólo en disco'. En verdad, nunca pensé que lo había hecho, hasta que me vinieron a comprar los sellos de Odeón. Lo cantó tan bien, como hacía todo, pero se ve que los guitarristas olvidaron la introducción y la cambiaron, cuando precisamente era lo más musical del tango. Este tango lo había estrenado un año antes la artista argentina Emilia Vidali que vino al mismo cine con una película interpretada por ella y su marido"


Enrique Nieto de Molina (1888-1969) fue un periodista, poeta, escritor y autor español. Nacido a bordo del vapor "Gravina" en aguas de Ilo-Iloa, a las puertas de Manila, hijo de un militar y gobernador de Las Filipinas -cuando todavía eran de España- y de madre filipina pura. En 1915 viajó a Argentina y, radicado en Buenos Aires, colaboró con "La Razón", fundó la revista "Heraldo Artístico" y publicó varios libros ("Mujer de nieve", "Mujer de fuego", "El delito de amar" entre otros). Regresó a su tierra por 1920, luego de haber colaborado en "Crítica" y "Última Hora". Pese a su estadía en Buenos Aires, no hay referencias de que haya tenido trato alguno con Gardel ni su entonces compañero de dúo José Razzano.

Un "tango argentino" nacido en España que perpetúa un acontecimiento que acaparó la atención del mundo entero:

                                       
                                         LA GLORIA DEL ÁGUILA



El rey del aire tendió sus alas
y fue radiando como el sol que al mundo baña 
por la proeza de cuatro hispanos 
que son un timbre más de gloria para España.

Salió el "Plus-Ultra" con raudo vuelo, 
Mirando al cielo, rumbo a la ciudad del Plata 
El orbe entero se ha estremecido
y el entusiasmo en todas partes se desata.

Desde Palos el águila vuela 
y a Colón con su gran carabela 
nos recuerda con tal emoción 
la hazaña que agita todo el corazón.

Franco y Durán, Ruiz de Alda los geniales 
los tres con Rada son inmortales, 
los españoles van con razón cantando, 
al ver el galardón de su Nación 
Y cantarán con todas las naciones,
entrelazando los corazones 
y en tal clamor surge un tango argentino 
que dice a España: "¡madre patria de mi amor!".

Cruzó Las Palmas y Porto Praia, 
glorioso llega en Fernando Noroña, 
prosigue el vuelo y en Pernambuco 
da con su raid, al mundo la impresión más honda. 
En Río Janeiro, Montevideo, 
suenan campanas pregonando la victoria
y en Buenos Aires la hija querida,
al fin se cubren los valientes ya de gloria.


Dos países en un noble lazo,
con el alma se dan un abrazo 
es la madre que va a visitar 
los hijos que viven en otro hogar. 
Franco y Durán, Ruiz de Alda los geniales 
los tres con Rada son inmortales, 
los españoles van con razón cantando, 
al ver el galardón de su Nación 
Y cantarán con todas las naciones, 
entrelazando los corazones 
y en tal clamor surge un tango argentino 
que dice a España: "¡madre patria, de mi amor!


Leerlo tiene su encanto, pero en la voz de Gardel estos versos son maravillosos.




Ana Turón
Azul, junio de 2013


Este artículo fue elaborado a solicitud del investigador azuleño Eduardo Agüero Mielhuerry para su magnífico trabajo "Las Calles del Azul" y forma parte de "Una calle con alas" (Comandante Franco) publicado por el matutino local "El Tiempo" el 30/06/13 en su edición impresa y digital.