EnglishFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified



Gardel en el "Infanta Isabel" (1915)

Su encuentro con Enrico Caruso



l « Infanta Isabel » era un vapor correo doble hélice de la Naviera Pinillos que cada 22 días zarpaba de España (Barcelona, Valencia, Almería, Málaga y Cádiz) con destino a Montevideo y Buenos Aires, con escala en Las Palmas y Santos. Construido por los Astilleros Kingston de Russell & Co en Port Glasgow (Escocia), fue botado el 29 de junio de 1912 y su nombre constituyó un homenaje a la hija de la reina Isabel II.
Era uno de los mayores y más lujosos transatlánticos de España: 8.182 toneladas, 16.500 de desplazamiento, 145 metros de eslora, 17,8 de manga y una velocidad de 18 nudos.  Transportaba 1.900 pasajeros distribuidos en primera clase, segunda, segunda económica, tercera preferente y tercera ordinaria.


Su tripulación ascendía a 189 personas y a partir de enero de 1915 su capitán fue José Subiño Martínez, un marino con al menos 15 años de experiencia que había estado al mando del « Pío IX » el « Valbanera » y el « Barcelona », también pertenecientes a « Pinillos ». Para 1919 era Jefe de la Compañía y en 1924 la representó al participar del proyecto de la fundación del Museo Naval de Barcelona [1], documentos en los que figura como « Capitán Inspector ».




Un folleto de la época señala que el casco y la maquinaria se construyeron bajo la supervisión directa de técnicos de la compañía, respetando las leyes americanas de emigración y poniendo especial atención en la seguridad de los pasajeros. El casco estaba dividido en varios compartimentos estancos y tenía doble fondo en toda su extensión, subdividido en tanques que podían llenarse de agua o vaciarse, para mantener la estabilidad del buque.


La Primera Clase del « Infanta Isabel ».



































La primera clase tenía capacidad para 150 pasajeros, un comedor con cúpula de cristales decorados, paneles de roble japonés y marcos de nogal, ventanas cuadradas construidas especialmente, con muelle de equilibrio. El salón de música era un ambiente claro y agradable con techo « tynecastle » de delicados dibujos, tapicería rosa y oro, mamparos tapizados en seda con festones de tintes delicados, zócalos y muebles de caoba. Estaba ubicado junto a la biblioteca –también en estilo Luis XIV- y contaba con un piano especialmente construido para utilizar a bordo.
Frente a la popa, un salón de fumar con paneles de nogal y sofás de cuero de tafilete.

La segunda clase tenía capacidad para 120 personas y estaba situada en la parte de popa del buque. Sus camarotes para cuatro personas ofrecían ventiladores y timbres eléctricos y un acceso directo al costado del buque que les ofrecían luz y ventilación.
El comedor, con muebles de roble ahumado, se ubicaba en la cubierta superior y contaba con un piano. A popa de este comedor, había un salón de fumar con bar y tocador.





El « Infanta Isabel » realizó su primer viaje partiendo desde Barcelona el 28 de setiembre de 1912; en 1914 participó de la repatriación de ciudadanos norteamericanos varados en Europa; en 1919 llevó tropas desde Marsella y Bordeaux al Atlántico Norte y en 1925 pasó a la Compañía Oceánica conservando el mismo nombre.

En 1914 se le unió en servicio su gemelo, el « Príncipe de Asturias », con mejoras de tamaño y potencia respecto al diseño original y cubierta con cerramiento (la del « Infanta Isabel » era abierta).
Por dificultades económicas, en 1921 la Naviera Pinillos vendió su flota a la Compañía Transoceánica de Navegación, incluyendo al barco que nos ocupa y que en 1926 pasó a manos de la naviera japonesa Osaka Chosen Kaisha donde fue rebautizado como « Midzuho Maru ».
El 21 de setiembre de 1944 fue torpedeado y hundido por el submarino norteamericano Redfish.


Gardel y Razzano utilizaron estos servicios para trasponer por primera vez los límites del Río de la Plata. La idea habría nacido en Montevideo a mediados de julio, durante un encuentro del dúo con el actor Enrique Arellano. De regreso en Buenos Aires, fue transmitida a Santiago Fontanilla y Pascual Carcavallo –empresario y secretario del Teatro Nacional-, quienes encomendaron al comediógrafo Alfredo Duhau la conformación de una embajada artística.

En Buenos Aires la noticia se propagó de inmediato y el 21 de julio el diario « La Razón » anunciaba :
« …Informan de Río de Janeiro que debido a las gestiones del doctor Andrés Demarchi [2] y del señor Benjamín Bertoli Garay, con la cooperación del poeta brasileño Coelho Netto, el prefecto municipal, doctor Rivadavia Correia, ha resuelto conceder el Teatro Municipal, para que en él actúe una compañía argentina, que deberá visitar aquella ciudad y San Pablo, a fines de agosto próximo »

Por su parte, el diario « O Paiz » de Río de Janeiro, en su edición del 9 de agosto, informaba que «La reciente enfermedad de la actriz argentina Angelina Pagano había creado una serie de dificultades para la visita intelectual promovida por los Sres. Demarchi y Bertoli Garay. Felizmente, el empresario argentino Sr. Fontanilla, empeñado en el éxito de la feliz iniciativa pudo vencer los obstáculos de la manera más inteligente y propicia para los objetivos de esta temporada de teatro argentino en Brasil.
Alejada la Sra. Pagano por los motivos que son de dominio público, fue sustituida por las Sras. Angelina y Mamilla (sic) Quiroga, dos actrices rioplatenses de brillantes antecedentes artísticos: la primera representó para la platea uruguaya a ‘Murelha’ de Coelho Netto, y la segunda creó con éxito rutilante la comedia ‘El Hijo de Ager’, del dramaturgo argentino Sr. José González Castillo, durante 48 noches consecutivas.
Como primer actor figura el Sr. Enrique Arellano, ex-alumno de la escuela de Medicina de Montevideo, estudios que abandonara para abrazar la carrera artística, por la cual sentía y siente sincera vocación.
Completan el elenco las Sras. A. da Camara (Ada Cornaro), Livia Zapata, Julia Parra, María Cambre, Rosa Catá, Elvira González, Matilde Ribera (sic) y Juana Zapata y los Sres. Elías Alippi, Pancho Aranaz, José Casamayor, Dalmacio Casals, Alberto Oranis, Enrique Derosas (sic), Próspero Casamayor, Julio Ferreyra, Roberto Longo, Rafael Parra, Héctor Quiroga y Augusto Zamá.
Además de estos elementos, figuran dos verdaderos artistas del folklore argentino, cantores regionales que, durante los entreactos, darán a conocer al público fluminense las principales modalidades de la música popular de las Repúblicas Argentina y uruguaya. Son los señores Gardel y Razzano.
La compañía argentina embarcará con destino a Santos el próximo martes y, para que la Compañía Lírica realice su temporada en el Municipal (de Río de Janeiro), hará primero una serie de espectáculos en la capital paulista, trasladándose más tarde a esta ciudad.
La compañía debutará en la segunda quincena de setiembre.
Oportunamente, el Sr. Carcavallo, administrador de la empresa Fontanilla, informará fecha y lugar de venta de entradas, dando a conocer la lista de familias que ya reservaron sus localidades, lista que por sí sola significa la más alta expresión de nuestro mundo social».     

Por su parte, el «Correio Paulistano» publicaba el 17 de agosto: «La Compañía Dramática Rioplatense que la empresa teatral argentina de los Sres. Santiago Fontanilla y P.E. Carcavallo traerá en breve a esta capital en una visita de confraternización intelectual con Brasil, está compuesta por el siguiente elenco artístico : Sras. Ángela Tesada, Camilla (sic) Quiroga, Ada Cornaro, Rosa Catá, Livia Zapata, María Cambre, Julia Parra, Elvira González, Matilde Ribera (sic) ; y Sres. Enrique Arellano, Elías Alippi, Pancho Aranaz, Héctor Quiroga, Augusto Zama, Enrique Derosas (sic), José Casamayor, Julio Ferreyra, Próspero Casamayor, Raphael Parra, Alberto Dranis (sic), Dalmacio Casals y Roberto Longo.
En su repertorio figuran las mejores piezas de autores argentinos, brasileños y orientales. Además de eso, contaremos con canciones regionales argentinas por los cantores (folklore) Gardel y Razzano, con acompañamiento de guitarra.
Ya está abierta la secretaría del Teatro Municipal, de 10 a 17 horas para adquirir las entradas para los diez recitales que se van a realizar en este teatro.
Entre los directores de la Compañía Dramática Rioplatense figura, como director literario, el Sr. Dr. Alfredo Duhau, uno de los más notables periodistas de Buenos Aires.
El debut de la compañía se realizará en esta última quincena de agosto, siendo de augurar una espléndida temporada dramática.
En otra de sus páginas, el mismo matutino ofrecía entradas para la « Primera Temporada de Teatro Nacional Argentino, con precios que oscilaban entre los 350 y los 20 reales». 

La « Compañía Dramática Rioplatense » quedó formalmente constituida el 12 de agosto con el solo objetivo de la mencionada visita de confraternización intelectual y el 15 embarcaron en el « Infanta Isabel » (excepto Carcavallo y Demarchi, que viajaron en otro barco), en una gira auspiciada por el entonces Ministro de Relaciones Exteriores de Brasil, General Muller.

Fontanilla y Duhau utilizaron el servicio de la primera clase mientras que el resto de la compañía viajó en segunda, cuyas comodidades ya fueron descriptas.





Confrontando los artículos periodísticos con el listado de pasajeros –que incluye a familiares, algunos menores de edad, que figuran « sin profesión »-, se observa que no todos los artistas mencionados por la prensa brasileña realizaron el viaje. También Razzano en sus memorias -redactadas por Francisco García Jiménez y respaldadas por programas de actuaciones, cartas y artículos periodísticos-, menciona a Héctor Quiroga y Matilde Rivera, aunque no se encuentran en la documentación que acompaña este trabajo. Es posible que Quiroga fuera un apellido adoptado para los escenarios por « Héctor Gutiérrez », aunque no puede afirmarse de manera fehaciente.
Por otra parte, el listado de pasajeros no se confeccionó con los documentos a la vista, ya que  Elías Alippi figura como « Isaías », Ada Cornaro como « Ana », Razzano con una sola zeta y Gardel con doble ele…
Por las razones expuestas y por tratarse de documentos manuscritos, apelamos a la comprensión de los lectores ante eventuales errores en la transcripción :

                                                
                              
Nombre y Apellido
Nacionalidad
Edad
Estado Civil
Santiago Fontanilla  Argentino 40 años casado
Alfredo Duhau Uruguayo 45 años casado
María Cambe Argentina 23 años soltera
Manuela González Uruguaya 37 años casada
Julia Parra Brasileña 20 años casada
Enrique Arellano Español 33 años soltero
Martínez Aranaz Cubano 31 años soltero
Enrique Rosas Argentino 27 años soltero
José Achumin (?) Argentino 25 años soltero
Alberto Drazme [3]  Argentino 25 años soltero
Julio Barreiro Uruguayo 24 años soltero
Roberto Riville Argentino 25 años soltero
Juan Jolavella Argentino 24 años soltero
Casimiro Casamayor [4]  Uruguayo 23 años soltero
Héctor Gutiérrez Argentino 27 años soltero
Roberto M. Longo Uruguayo 25 años soltero
Juan Gallino  Argentino 26 años soltero
Isaías Alippi   Argentino 33 años soltero
Agustín Zama Español 36 años casado
José Razano Uruguayo 28 años soltero
Carlos Gardell Argentino 28 años soltero
Camila Luvera [5]      Argentina 22 años casada
Rafael Parra Español 27 años soltero
Josefa Jimeno Española 48 años casada
Luisa Jimeno   Española 22 años soltera
Enriqueta Jimeno Española 20 años soltera
Carlota Jimeno Española 17 años soltera
Francisco Jimeno Español 15 años soltero
Clara Jimeno Española 11 años soltera
José Jimeno Español 9 años soltero
Ángela Rodríguez [6]   Uruguaya 30 años casada
Ana Cornaro Argentina 30 años casada
Ana de Zapata Argentina 47 años casada
Silvia Zapata [7]     Argentina 22 años soltera
Rosa Catá Argentina 24 años soltera





En este viaje conocieron a Enrico Caruso, que regresaba a Europa. Había llegado a Argentina el 13 de mayo en el « Tomaso di Savoia » procedente de Génova para presentarse con Tita Ruffo en el Teatro Colón de Buenos Aires y en el Solís de Montevideo, donde el dúo Gardel-Razzano actuó en junio y julio, pero fue a bordo del « Infanta Isabel » donde compartieron momentos que recordarían por siempre, aunque con algunas variantes.

Llegada de Caruso a Buenos Aires. 13 de mayo de 1915
Según las memorias de Razzano, redactadas por Francisco García Jiménez, Caruso les cantó en privado un fragmento de la ópera « Ugonotti ».

« En el buque Infanta Isabel que los llevó alegres y confiados hasta San Pablo, tuvieron ellos una de las más grandes satisfacciones de su vida : tratar personalmente al gran tenor Enrico Caruso que, al escucharlos cantar, hacía expresivas manifestaciones de asombro, ganado por la emoción y la armonía con que vertían las endechas populares. Y la cosa no paraba allí, porque los cantores criollos también asombraban al formidable divo con interpretaciones fragmentarias de óperas, aprendidas desde los paraísos de los grandes coliseos porteños, donde en tiempos de dura pobreza, por pocos centavos, la afición lírica del « Morocho » y el « Orientalito » se daba fiestas… (Como ya dijimos, este último paraba en el almacén de Calegari, frente al teatro Politeama, y por cierto, en 1902, no se perdió el triunfal debut de la célebre soprano fallecida hace poco : María Barrientos).
En ese viaje, Caruso no otorgó a los pasajeros de primerísima categoría el gusto de que lo oyeran en privado. Pero una mañana citó a Gardel y Razzano al salón del barco, donde ensayaba Ugonotti. Y allí cantó, para ellos solos, todo lo que le pidieron ».

Aunque Razzano no lo menciona espcíficamente, todo indica que debió ser éste el salón donde se produjo el encuentro con Caruso.





























Gardel, por su parte, recordaría este episodio en 1933 :
En una jira que hicimos por Brasil, conocí a Caruso… El más grande tenor de todos los tiempos me elogió mucho. No quería creer que no hubiese estudiado canto nunca… Y a toda costa quiso decirme que me fuera a Estados Unidos… ‘vas a ser rey allí, ragazzo’, me decía el malogado Caruso…
-¿Y no aceptaste ? – interrogo
-¡Qué iba a aceptar !... guardo todavía dos cartas de Caruso, que eran otras tantas recomendaciones a figurones de Nueva York… No me fui porque en Buenos aires dejaba algo que… Gardel se interrumpe. Interrogo, implacable :
-¿Algo qué… ?
-Bueno, sí… una mujer… Estaba enamorado…
-¡Ah ! estabas …
-Sí, estaba, ya no lo estoy… Eran cosas de muchacho…

El párrafo debe tomarse con la prudencia que exige todo testimonio, más aún cuando está relatado por un tercero –en este caso, un periodista que no ahorrará adornos atractivos para sus lectores-, pero no hay motivos para poner en duda que Caruso haya incentivado a Gardel a continuar en la senda del canto, a adquirir técnicas vocales, a perfeccionarse y –por qué no- que mencionara vagamente la posibilidad de algún reencuentro.  

Tres años antes, durante una visita de Gardel al diario tandilense « Nueva Era », el periodista había plasmado el epsidodio en estos términos :
Pascual Carcavallo, el más popular de los empresarios argentinos fue con Gardel y Razzano en una gira por Brasil. En un teatro de Río de Janeiro, Gardel cantó varias piezas. Entre la concurrencia se encontraba el gran Caruso. ¡Qué hermosa voz !, dijo ¿Dónde aprendió música y canto ? Don Pascual Carcavallo contestó : ‘No sabe música y aprendió solo’
Es de imaginarse el estupor de Caruso. No podía creer, tan luego él que tuvo tantos años de estudio, que Gardel cantara tan bien y sin haber pasado por academia alguna ».

Los testimonios de Gardel y los de Razzano coinciden en que Caruso los escuchó cantar y ponderó sus aptitudes vocales, pero el episodio no sucedió en ningún teatro paulista porque el tenor italiano no desembarcó en Brasil. Si lo hubiera hecho, su nombre figuraría en las planillas publicadas precedentemente, junto a las otras 62 personas, pero era un pasajero en tránsito cuyo desembarco quedó documentado por « La Correspondencia de España » del 4 de setiembre de 1915:
« El Infanta Isabel. Vigo (viernes, noche). Ha llegado, procedente de Buenos Aires, el transatlántico Infanta Isabel. Vienen en este buque 424 pasajeros para Vigo y 926 para Cádiz y Barcelona. Entre éstos se encuentra el tenor Carusso (sic), que regresa a Italia ».



El diario español respalda los recuerdos de Gardel y de Razzano, convirtiendo el encuentro con Caruso en un hecho más histórico que anecdótico.

 

Caruso habría abandonado la gira en Montevideo[8] para emprender su regreso a Europa en el « Infanta Isabel », mientras el resto de la Compañía continuaba sus presentaciones en Montevideo y luego se embarcaría rumbo a Río de Janeiro.
Éste pudo ser un tema de conversación con el empresario Fontanilla, ya que, lejos de toda rivalidad, entre la Compañía Dramática Rioplatense y la Lírica existía una excelente relación según se desprende del artículo periodístico ya transcripto : « La Compañía Dramática Rioplatense embarcará (..) el próximo martes y, para que la Compañía Lírica realice su temporada en el Municipal, hará primero una serie de espectáculos en la capital paulista, trasladándose más tarde a esta ciudad ».
Los elementos hallados hasta el presente indicarían que Fontanilla y/o Duhau pudieron servir de carta de nexo entre Caruso y el dúo Gardel-Razzano. Coincidentemente, viajaron en primera clase al igual que el tenor.




La travesía duró tres días y medio ; arribaron al puerto de Santos el 20 de agosto y desembarcaron el 21.

Los recibía un artículo de prensa que merece ser traducido y transcripto para conocer las expectativas del público, pormenores de la gira y características sus organizadores:

« Llega hoy a San Pablo la Compañía Dramática Rioplatense.
Nuestra capital fue elegida para recibir las primicias de la visita de confraternización intelectual promovida por un grupo de los hombres de letras más brillantes de la República Argentina. Y San Pablo, que se alegra de merecer tan honrosa distinción, se prepara con su sociedad educada en la escuela de las bellas artes para recibir dignamente y aplaudir el elenco artístico que viene de la capital porteña precedido de las mejores famas.
Los Sres. Dr. Andrés Demarchi y P. Carcavallo, director-gestor del intercambio y administrador del Teatro Nacional de Buenos Aires respectivamente, que se encuentran hace días en esta capital, trabajan para el mejor y más franco éxito de la noble iniciativa que, completando las aspiraciones grandiosas del A.B.C., estrechará aún más los lazos de simpatía y amistad entre los dos grandes pueblos sudamericanos.
Ambos señores, a quienes se les debe la realización de esta movida artística que sin dudas contribuirá en mucho a la aproximación fraternal de los países limítrofes, se muestran encantadísimos con la manera en que fueron recibidos en Río de Janeiro, donde las más altas autoridades políticas, asociaciones de hombres de letras y la prensa toda no ahorraron aplausos a la idea, colmándolos de gentilezas.
También en San Pablo se muestran satisfechos por la entusiasta respuesta del público hacia las entradas a las diez funciones anunciadas y por la ansiedad con que se aguarda la llegada de la Compañía Rioplatense que viene a exhibir en el escenario brasileño las más bellas comedias y los más bellos dramas creados por el genio de los más ilustres intelectuales de las progresistas repúblicas del Río de la Plata.
Tanto es el interés que este movimiento va despertando en los dos países, que ayer, nuestro Ministro en la vecina república, Dr. Souza Dantas, telegrafió a varios amigos de aquí recomendando al notable periodista de « El Diario », Dr. Alfredo Duhau, que es el director intelectual de la Compañía Dramática Rioplatense.
El brillante hombre de letras que hoy llegará a San Pablo es un gran amigo de Brasil y mucho ha trabajado para la completa unión entre su patria y la nuestra, deseando verlas unidas por los más estrechos lazos de amistad que es, finalmente, la aspiración de todos los grandes espíritus.
Resta, pues, que sepamos retribuir con nuestra cordialidad y entusiasmo la honrosa visita de estos intelectuales representantes del país de Saenz Peña, notable estadista que pronunció la célebre frase que sería suficiente para inmortalizar su nombre : ‘Todo nos une y nada nos separa’.
La gran compañía llegará hoy por la mañana al puerto de Santos, en el vapor ‘Infanta Isabel’, y debutará en esta capital la próxima semana.
Como director artístico viene con la Compañía el Sr. Alfredo Duhau, aplaudido dramaturgo y vicedirector de ‘El Diario’ de Buenos Aires que, además, tiene también la representación de la ‘Sociedad Argentina de Autores Dramáticos y Líricos’.
Acompaña también el conocido empresario argentino Sr. Santiago Fontanilla.

Ayer a la tarde estuvo en las oficinas de la presidencia y del Sr. secretario del Interior, visitando a los Sres. Dres Oscar Rodríguez Alvez y Altino Arantes, el Sr. Dr. Demarchi, dramaturgo y hombre de letras rioplatense que vino a San Pablo a esperar a la Compañía Dramática Argentina Tesada, de la cual es director artístico.
Esa compañía, que debutará en el Teatro Municipal, llegará mañana a esta capital.

El Dr. Demarchi es un esforzado impulsor del desarrollo del intercambio intelectual entre las naciones hispanoamericanas y Brasil.

De acuerdo con lo informado hace unos días, los Sres. Dr. A. Demarchi y P. E. Carcavallo, administrador de la empresa, van a reservar las galerías del Teatro Municipal exclusivamente para los estudiantes de nuestras escuelas superiores.
El precio, que estaba fijado en 500 reales por espectáculo, fue elevado a 1.000 por iniciativa de los propios académicos, debiendo, dentro de tres o cuatro días, reservar los talonarios destinados a ese fin.

El Sr. P. Carcavallo distribuirá las entradas entre dos o tres estudiantes, comprometiéndolos a venderlos a sus compañeros »






Gardel y Razzano habían cantado en teatros porteños y montevideanos, pero ahora se enfrentaban por primera vez a un público que no comprendía el idioma ni las costumbres que sus canciones describían.
Pero además de la importancia artística, este viaje fue determinante en el afianzamiento de su identidad personal : El 14 de agosto (tres días antes de embarcar), había abandonado su « Gardes » de origen para adoptar definitivamente el « Gardel » en su cédula de identidad, donde figuraba como argentino nacido en La Plata el 11 de diciembre de 1887 (en vez de 1890). Confirmará algunos de estos datos el 8 de octubre de 1920, cuando se diga uruguayo para evitar sanciones de la legislación francesa, iniciando un complejo camino que quedará esclarecido en su testamento fechado el 7 de noviembre de 1933, protocolizado por el escribano Ibañez el 21 de agosto de 1935 y validados por la Justicia Argentina y Uruguaya, durante los trámites sucesorios.

Al acceder a los borradores de este trabajo, el Vicepresidente de la Association Carlos Gardel de Toulouse, M. Georges Galopa señala :
 «Todo es muy claro. se dijo argentino y así quedó registrado en Brasil, pero sabemos que viajó con documentos falsos. En 1915, Francia estaba en Guerra y Gardel no podía nacionalizarse argentino revelando su origen francés. Por eso, en 1923, para su próximo viaje al extranjero, obtendrá la nacionalidad argentina de manera legal, gracias a que falseó sus datos en la declaración que hizo en el Consulado de Uruguay en Buenos Aires ».

El encuentro con Caruso eclipsó todo otro recuerdo de un anecdotario seguramente frondoso y pintoresco por los muchos integrantes de la embajada artística y sólo se conocen vaguedades e imprecisiones sucedidas en tierra firme o durante el viaje de regreso. Aún así, deseamos profundizar en detalles de este viaje y de este barco en el que Gardel traspuso las fronteras del Río de la Plata por primera vez y recibió los elogios de uno de los más grandes maestros del canto lírico.     




Ana Turón
Azul (Bs. As., Argentina)
Abril 30  de 2018


FUENTES CONSULTADAS:

LIBROS:
CALDERÓN, Carlos Manuel. Carlos Gardel. Nuevos aportes para su historia. Tandil, 1991
GARCÍA JIMÉNEZ, Francisco : Vida de Carlos Gardel contada por José Razzano. (Bs. As., 1946)
MORENA, Miguel Ángel : Historia Artística de Carlos Gardel. Estudio Cronológico. Edición Definitiva (Corregidor, 2008)
PELUSO, Hamlet – VISCONTI, Eduardo. Carlos Gardel y la Prensa Mundial (Crónicas, comentarios y reportajes de su época). Ed. Corregidor, 1991

SITIOS WEB:

ARCHIVOS :
Archivos Migratorios Brasileños
Biblioteca Nacional de Brasil
Biblioteca Nacional de España
Biblioteca Universidad de Cataluña
Centro de Migraciones de América Latina
Museo del Libro « Gardel y su Tiempo »


REFERENCIAS:
[1] El Museo Marítimo de Barcelona se fundó en 1936
[2] No confundir con el Barón Antonio Oscar Demarchi Croharé
[3] Alberto Drames
[4] Razzano y García Jiménez lo nombran José
[5] Camila Quiroga (coincide edad y nacionalidad)
[6] Ángela Tesada (coincide edad y nacionalidad)
[7] Livia Zapata
[8] El 1 de setiembre la Compañía Lírica (integrada por Tita Ruffo, 73 profesores, 60 coristas y 24 bailarinas) debutó en el Teatro Municipal de Río de Janeiro.