EnglishFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified



Un trabajo de Guada Aballe... con otra firma!





n julio de 2003 la prensa argentina daba cuenta de las gestiones iniciadas por la Sra. Elena Irene Gardes ante el Presidente de la República Argentina, Dr. Néstor Kirchner, para realizar pruebas de ADN en los restos de Carlos Gardel que, de arrojar resultados positivos, determinarían su supuesto parentesco y, por extensión, la nacionalidad francesa del cantor.














A diferencia de “Página/12”, “La Prensa” y “Semana”, el diario “Clarín” del miércoles 16 de julio incluyó opiniones de especialistas, de las que destacamos la siguiente:


"La historia que cuenta Elena es falsa y su falsedad fue demostrada en 1998 por la investigación hecha en Toulouse por Christiane Bricheteau, vicepresidenta de la Asociación Carlos Gardel de esa ciudad", aseguró a Clarín la experta Guadalupe Aballe, quien investigó la niñez del cantante en el libro Para vos Morocho, editado por la Dirección de Museos. "No había ningún parentesco entre Berta y José, a pesar del apellido; esto quedó demostrado con las actas de nacimiento y defunción y con los árboles genealógicos hechos en Toulouse", agregó Aballe. Para más datos: "La familia de Elena viene de St. Geniez D'Olt, en la región de Aveiron (SIC), a más de 200 kilómetros de Toulouse. El padre de Berta era Vital Gardes, el padre de Vital era Jean-Marie Gardes. En tanto, el padre de José era Louis Geniez Gardes, su padre era Louis Gardes. No hubo primos hermanos entre los Gardes."

Efectivamente, a principios de los ’90 había comenzado el estudio de la genealogía del cantor que aún hoy continúa y de cuya elaboración, confección y corrección participaron distintos investigadores. 

Según declaró Elena Irene Gardes en un reportaje, en 1994 viajó a Francia con el objetivo de documentar su parentesco con el Morocho del Abasto, pero los hechos muestran que no le fue posible confirmar ni desmentir sus presunciones. 
Pese a ello, en 1996 publicó un libro que reeditó en 2004 y luego en formato digital, se presentó en numerosos eventos y programas televisivos como “la sobrina nieta de Gardel” aceptando inmerecidos honores y distinciones tales como “huésped de honor” y “visitante ilustre” por difundir la infundada historia que convertía a Gardel en el hijo de un sacerdote.

En este escenario, la solicitud al presidente Kirchner sólo puede considerarse como un acto apresurado e irresponsable que habría tenido graves consecuencias en caso de prosperar, ya que –de acuerdo con las expectativas periodísticas- la previsible incompatibilidad de ADN se habría traducido en un simple “no nació en Francia” para muchas miradas superficiales, inexpertas o interesadas que la habrían considerado una “prueba” del origen uruguayo del cantor.

Consciente de la situación, Guada Aballe solicitó a Toulouse la documentación necesaria para desmentir esta nueva leyenda y de inmediato M. Georges Galopa comenzó a reunir, ordenar, traducir y comentar las actas facilitadas por Mme. Bricheteau, aportó las suyas y las volcó en un archivo de nueve páginas de las cuales reproducimos la primera y la última:
Nota enviada por Georges Galopa a Guada Aballe
acompañando la documentación (Gentileza G.G.)




































El envío se realizó por correo postal y llegó a Buenos Aires el 4 de septiembre. 
Mientras tanto, Elena Irene Gardes viajó a Toulouse y el 28 de agosto se reunió con Mme. Bricheteau por el término de siete horas, según consta en “La Gazette” de l’Association Carlos Gardel que circulaba entre sus miembros. 
El informe señala:

* que Henri Brune (sobrino bisnieto de Vital Gardes) había negado la estadía en Aveyron de Berthe Gardes durante su juventud,

*que Elena Irene Gardes comprobó que su teoría estaba fundada únicamente (subrayado en el original) en la transmisión oral y que no concordaba con el árbol genealógico de Gardel confeccionado en 1997 por Brune y Bricheteau con bases científicas.

* que Elena constató que Louis Gardes no podía ser hermano de Vital Gardes porque tenían padres diferentes  

* que esa misma noche partió rumbo a Rodez. Coincidentemente, dos días antes Georges Galopa había solicitado a ese Obispado información sobre Joseph Gardes.

La respuesta fue “no tenemos información de ningún seminarista con ese nombre”.


Informe de Mme. Bricheteau sobre su reunión con Elena Irene Gardes                                              Solicitud de información sobre Joseph Gardes a Rodez por parte de Georges Galopa (Gentileza G.G.)




































Ante tamaño fracaso, Elena Irene Gardes no participó del Congreso Internacional “Quién es Gardel?” que se realizó en Buenos Aires del 22 al 28 de septiembre. Había vuelto de Francia sin elementos para refutar lo expresado por Aballe a “Clarín” en el mes de julio y que ahora se convertía en un documentado artículo que Jack Lupic publicó el 10 de noviembre en su sitio “Gardelweb”



Capturas de pantalla del comienzo y el final del trabajo publicado en noviembre de 2003


  
Queda así demostrada su autoría y explicadas las razones y circunstancias que motivaron la investigación y difusión de las genealogías de Irene y Berthe Gardes.

Sin embargo, y pese a los resguardos de propiedad intelectual que se observan en las imágenes precedentes, casi dos años más tarde la sección Cartas de Lectores de la revista “El Abasto” N° 68 publicó los primeros párrafos con la firma de Juana Delia Monteros Lisardia, alterando el título y omitiendo la fuente:


Al comentar esta copia textual, alguien señaló la extemporaneidad de la presente nota, pero lejos de ser un atenuante, los catorce años transcurridos constituyen una evidencia de que las omisiones no fueron involuntarias, ya que hubo sobrado tiempo para su rectificación. Por otra parte, la perennidad de Internet convierte en atemporales a sus artículos y, los más importante, las verdades no tienen fecha de vencimiento.   

Hasta mediados de 2017, cuando se produjo el cierre de la página de Jack Lupic, ambas publicaciones convivieron en la Red, pero desde entonces solo se encuentra disponible un fragmento y con una firma que no le corresponde, razón por la cual desde hoy se incluye en este sitio la investigación completa  en castellano y en francés, con el deseo de contribuir al esclarecimiento de la historia de Carlos Gardel.

Por supuesto, se autoriza y agradece su difusión, con los debidos créditos.


Ana Turón             
Azul, diciembre 27 de 2019




Un especial agradecimiento a M. Georges Galopa por sus aportes documentales.