EnglishFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified



Gardel en la prensa brasileña de Julio de 1935







ías pasados, el coleccionista Carlos Picchio me hizo llegar una página del “Diario Da Noite” de Brasil del 18 de julio de 1935 con un reportaje realizado en la víspera al cantor Carlos Dix[1] por entonces en ese país.

Gentileza: Carlos Picchio
Antes de indicar que “el famoso artista porteño cantará en San Pablo”, un gran titular atrae la atención de los lectores: 
TRES NACIONES SE DISPUTAN LA MEMORIA DE GARDEL 
y luego 
Carlos Dix habla con el Diario DA NOITE sobre el gran cancionista que siendo francés, adquirió las       nacionalidades uruguaya y argentina.         

Esas declaraciones revelan que en el ambiente artístico porteño se sabía que Gardel no había nacido en Uruguay y que, por lo tanto, que a nadie llamó la atención cuando en agosto se hizo público el contenido del testamento del cantor, en  cuyo primer punto aclara “Soy francés nacido en Toulouse….”


Extraemos del reportaje mencionado el siguiente párrafo:

LA MUERTE DE CARLOS GARDEL

Carlos Dix, que ha sido señalado en Argentina como el sucesor de la carrera gloriosa de Gardel, habla ahora de la muerte del gran cantor:
-En Argentina vivimos intensamente tres momentos de impacto psicológico. El primero, con la visita del presidente Getulio Vargas, fue un delirio. Después vino la pacificación del Chaco, el silencio de las trincheras mortíferas. En señal de regocijo, el pueblo bailaba en las calles. Pero un día, cuando pasaba por la redacción de un barrio porteño, vi una enorme aglomeración. Un cable lacónico anunciaba una calamidad: en un accidente de avión había muerto Carlos Gardel. No lo creí. Me quedé pensando. Era brutal y dolorosa esa realidad. El ídolo del pueblo argentino había desaparecido.
Hoy tres países se disputan sus restos: Francia, Argentina y Uruguay. Después de su muerte se realizó en la Iglesia de Nueva Pompeya una ceremonia solemne en memoria del cantor de las multitudes. En esa ocasión rendí mi homenaje  cantando a quien fue para mí más que un amigo. Gardel, como todos saben, nació en Francia. Sin embargo, tenía Carta de Ciudadanía Uruguaya y Argentina. Todos se disputan sus restos mortales.
Su cuerpo, que se halla en Colombia, será transportado para la Argentina y el día que llegue a Buenos Aires será inolvidable.  Y su espíritu se quedará con nosotros eternamente. El pueblo lo recordará y lo oirá cantar con la magia de su voz.
Y así despedimos de nuestro reportaje al Sr. Carlos Dix.


 
El artículo precedente despertó mi curiosidad e inicié una búsqueda por la Biblioteca Nacional de Brasil, donde descubrí que los lectores del “Diario Da Noite” ya estaban al tanto de la identidad de Gardel. En su edición de 3 de julio había publicado 

“EL CANTOR ARGENTINO ERA FRANCÉS, CAMBIÓ SU NOMBRE Y FUE INSUMISO”

En uno de los párrafos, explica: 

“GARDEL ERA FRANCÉS Y TENÍA OTRO NOMBRE. 

El verdadero nombre de Gardel era Charles Gardes y nació en Toulouse, Francia, en 1890. Allí todavía vive su madre, que tiene 70 años. El artista se naturalizó argentino y se integró a ese medio.
Al principio nos informaron que era uruguayo, nacido en Tacuarembó. Eso se debió a que usaba un documento obtenido en el vecino país, por intermedio de un amigo a fin de evitar complicaciones en Francia, donde no cumplió el servicio militar.”

Fuente: Biblioteca Nacional de Brasil








































































Gardel no tuvo vínculos estrechos con Brasil, donde solamente actuó una vez. La clara simplificación de su situación documental y la mención a su carácter de "insumiso" francés demuestran que no eran circunstancias muy desconocidas, ocultas ni secretas.  
La mención al servicio militar no es del todo errónea, ya que Gardel debió prestar sus servicios en las trincheras francesas durante la primera guerra. Sin embargo, en nuestro país designa a la "conscripción" o período de adiestramiento en las distintas Fuerzas, aún en tiempos de paz.   

Por último, cabe aclarar que la disputa entre los tres países no fue tal:
      1) Las gestiones del presidente uruguayo Gabriel Terra tendientes a repatriar los restos de Gardel se desvanecieron de inmediato al demostrarse que no había nacido en Tacuarembó;
      2) Francia no inició ninguna gestión oficial, pero se supuso que Doña Berta podría elegir la ciudad natal de su hijo (Toulouse) para su descanso eterno.
      3) Argentina lo quería para sí. Era su voz, su imagen, su fruto.

Todo dependía de la voluntad de Doña Berta, única persona con potestad para elegir la última morada de nuestro cantor. 
Por esa razón, le agraeceremos siempre que haya optado por Buenos Aires, corazón de la Argentina.
  
Ana Turón
Azul, mayo 31 de 2020


[1] Nombre artístico de Carlos Alberto Martínez (1897 – 1969)