EnglishFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified



Acerca del nacimiento de Carlos Gardel



a historia de Gardel comienza con su madre enfrentando el embarazo en absoluto desamparo: Luego del divorcio de sus padres y un prolongado desarraigo, Marie-Berthe Gardes regresó a Toulouse donde conoció a Paul Jean Lasserre, joven de vida disipada que al momento de asumir las responsabilidades de su paternidad era condenado a prisión por integrar una banda de ladrones.


A estas desilusiones y abandonos, Berthe debió sumar un delicado cuadro clínico por el que ingresó al Hospicio de La Grave el 10 de noviembre de 1890. Allí, merced a los cuidados profesionales del estudiante de Medicina Romuald De Plowecki, en la madrugada del 11 de diciembre dio a luz a su único hijo, a quien llamó Charles por su hermanastro y Romuald por gratitud a su médico.

En 1892 Paul Lasserre fue detenido en París
luego de cometer reiterados ilícitos
(aporte: Georges Galopa)

El precario estado de salud quedó plasmado en el acta bautismal, labrada a pocas horas del alumbramiento sin la presencia de la madre y con una mucama del establecimiento oficiando de improvisada madrina en una ceremonia colectiva. También corrió por cuenta de los empleados del nosocomio la inscripción en el Registro Civil que Marie-Berthe Gardes formalizó el 22 de diciembre, cuando su salud le permitía realizar breves salidas, aunque el alta médica definitiva le fue otorgada el día 26.  


La mencionada situación familiar y las promesas que ofrecía América la animaron a iniciar una nueva vida en Argentina. Todo indica que continuó trabajando en el taller de planchado de la madre de Paul Lasserre y luego de ahorrar durante dos años pudo costear el pasaje de tercera clase. El 14 de febrero de 1893 madre e hijo embarcaron en el vapor “Dom Pedro” en el puerto de Pauillac, a 50 km. de Bordeaux. Durante el viaje el pequeño Charles tuvo tos convulsa y al llegar al puerto de Buenos Aires Marie-Berte trastabilló y debieron socorrerla para evitar que cayera al agua. “Mal augurio”, pensó mientras aferraba a su hijo con un brazo y con el otro, un modesto atado de ropas.


Sin saberlo, nos había traído al Morocho del Abasto, al creador del tango para que cada día nos cante mejor. 

Constancia emitida por la Dirección Nacional de Migraciones luego de la sustracción del documento original.




Ana Turón
Azul, diciembre 10 de 2018




Para ampliar estos temas:
Galopa – Ruffié – Esteban: “El Padre de Gardel” (PROA Amerian, 2012)
Galopa – Esteban: “El desamparo del joven Gardes” (Prosa, 2013)
Ruffié – Esteban – Galopa: “Carlos Gardel. Sus antecedentes franceses” (Corregidor, 2006)


Artículo publicado en la revista Subte y en el Diario "El Tiempo" de Azul