Novedades:



EnglishFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified



Carlos Gardel en la Costa Azul

 Lire ce texte en français


Casino Municipal de CANNES, del 8 al 20 de febrero de 1929

 




ARDEL Y SUS GUITARRISTAS PARTEN RUMBO A CANNES:


Luego de cumplir contratos en París y presentarse en el "Bal des petits lits blancs"[1] el 5 defebrero de 1929 en el Opéra de la capital francesa, Gardel realizó una temporada en el Casino Municipal de Cannes del 8 al 19 de febrero.


 

                                            CANNES : Le Boulevard de la Croisette y el Casino Municipal hacia 1910

          

Gardel y sus tres músicos[2] partieron hacia la Costa Azul el 6 o 7 de febrero. Considerando que ése fue un invierno extremadamente frío y que la distancia que separa a París de Cannes es de 1.100 kilómetros, deducimos que no viajaron en su Graham Paige que conducía Antonio Sumaje[3], con el que había desembarcado en Barcelona el 26 de septiembre 1928[4].



Para llegar a tiempo y debutar el 8, seguramente tomaron el tren « Côte d’Azur rapide de nuit [5]» inaugurado el 17 de diciembre de 1928 que partía de París todas las noches a las 19 :25 y llegaba a Cannes al día siguiente a las 10 :38. Este tren, con coches-dormitorio para 2 y 3 personas, cuchetas de primera clase y un vagón restaurante, era más indicado para realizar un viaje tan largo en condiciones confortables[6].






Anuncio de prensa de la puesta en marcha
del « Côte d’Azur rapide de nuit »
(Fuente : BNF-Gallica)





EL CASINO MUNICIPAL DE CANNES :

En la segunda mitad del siglo XIX la Costa Azul se convirtió en un destino muy preciado por las « cabezas coronadas » de toda Europa : soberanos británicos, daneses, noruegos, suecos, príncipes rusos, aristocracia inglesa, alta burguesía, etc…,  lo más selecto del mundo comenzó a residir allí durante el invierno aprovechando el clima templado, las numerosas fiestas y diversiones de las ciudades balnearias (Niza, Cannes, Mónaco, Juan les Pins, Menton, Beaulieu, por sólo citar las más renombradas). Más tarde, esas estadías se extendieron también durante el verano.

 

Para recibir a tan prestigiosa clientela se construyeron varios hoteles y casas particulares. Se edificaron casinos y otros establecimientos que ofrecían juegos y espectáculos de calidad. Los directores artísticos de esos establecimientos estaban atentos a los mejores artistas franceses y extranjeros de music-hall, teatro, ópera y ballet. Así, Gardel fue contactado por François André, activo director del Casino Municipal de Cannes para catorce presentaciones[7].

 

François André quería convertir su establecimiento en uno de los puntos de atracción más importantes de la Costa Azul. Debía enfrentar a importantes competidores como el Casino de Montecarlo, y el flamante Palais de la Méditerranée de Niza.

 

Para atraer clientela, el Casino Municipal consiguió que la ruta aérea París-Lyon-Marsella se prolongara hasta Cannes. De esta manera, en 1929 la sociedad Air Union ofrecía un vuelo diario –incluyendo los domingos- que partía de Paris-Le Bourget a las 7:45, con escalas en Lyon a las 10:45, Marsella a las 13:00 y Cannes a las 15:00[8]. Con este servicio, una persona podía salir de París a la mañana y asistir a la noche a una gala o espectáculo canés.

 

Si bien en tiempos de Gardel el Casino Municipal de Cannes estaba en pleno auge, su construcción fue muy controversial.

Cuando en 1899 se decidió su edificación al borde del mar, hubo una ola de protestas de caneses que no querían que la playa fuera « afeada por esta verruga ». El opositor más obstinado fue el gran duque Miguel de Rusia, de la dinastía de los Romanov, quien demoró su construcción por varios años. El Casino fue finalmente inaugurado el 28 de enero de 1907 (…en presencia del gran duque Miguel de Rusia !!!)[9].

 

Entrada norte del Casino Municipal hacia 1911



En estas dos fotografías se observa una rampa de acceso para vehículos y un  gran porche de techo vidriado para guarecer de la intemperie, que fueron agregadas posteriormente y que resultaron de gran utilidad durante la primera guerra mundial, cuando el Casino Municipal fue utilizado temporariamente como hospital.

                                                            Tarjeta postal fechada en diciembre de 1917, con la nueva entrada del Casino Municipal.


 

El 1 de marzo de 1926, con el título « Pascuas en Cannes » la « Revista diplomática » escribía :

« No hay estadía más agradable para las vacaciones. Con los mejores hoteles, paseos espléndidos, sol permanente, todas las actividades deportivas, el Casino Municipal y sus Ambassadeurs, encontramos en Cannes todos los placeres ».

 

A partir de 1929, Cannes comenzó a ofrecer dos casinos: el "Casino Municipal" abierto en invierno (de diciembre hasta abril) y el "Palm Beach" para la temporada estival. En la Croisette, la larga calle que bordea el mar, un flamante palacio, el "Martinez", se sumaba al "Carlton", inaugurado en 1913.

(Para mayores informes sobre Cannes y su historia, recomendamos el sitio expos-historiques.cannes.com/r/259/).

 

           

ANUNCIO DE CARLOS GARDEL EN EL CASINO MUNICIPAL DE CANNES :

 

La actuación de Carlos Gardel fue anunciada por la prensa regional con pocos días de anticipación. La primera mención fue en el semanario de Niza « L’Éclaireur du dimanche » del 3 de febrero, donde un aviso publicitario del Casino Municipal de Cannes detallaba el programa completo de la semana comprendida entre el 3 y el 10 de febrero.

Resaltado en rojo, el anuncio:

 

Publicidad del Casino Municipal de
Cannes publicada en "l'Éclaireur du
dimanche" del 3 de febrero de 1929
(Fuente: BNF - gallica)
 
Con las Atracciones

Viernes 8 de febrero, en la CENA, debut de

CARLOS GARDEL


 

El Casino Municipal de Cannes, además de sus habiuales salones y salas de juego, disponía de tres lugares diferentes destinados a representaciones líricas y teatrales, comidas, tés danzantes y galas.


 

 

1-Un Teatro a la italiana, con una capacidad de 500 localidades para los conciertos, piezas teatrales, óperas, operetas y óperas cómicas.

 


 

2-El Restaurant des Ambassadeurs: Designación de un sector del casino destinado a almuerzos, cenas, tés y cenas danzantes, y también a cenas de gala que podían reunir a centenares de comensales. Las atracciones embellecían las cenas danzantes y las galas y, como todo establecimiento de renombre, tenía dos orquestas para bailar que se alternaban: una de jazz y otra de tango argentino.

 



 

3-El Hall de entrada utilizado para los tés danzantes, bailes de disfraces infantiles y manifestaciones complementarias del teatro.

 

 

 

La segunda mención apareció el 5 de febrero (tres días antes de su debut) en « Le Petit Niçois » que anunciaba su próxima presentación :

 

"Carlos Gardel en les Ambassadeurs del Casino Municipal de Cannes".

 

« Le Petit Niçois » del 5 de febrero de 1929 (@Archivos Departamentales de los Alpes Maritimes)

  

El artículo, firmado por Saint-Girons, informa que « ...Carlos Gardel debió ser arrancado al público parisino, que lo aclama desde el primer día. No sabemos exactamente qué es lo más admirable de este artista: la riqueza de su timbre de voz, de su arte perfecto y sutil que cautiva al auditorio, o el extraño encanto con el que interpreta las melodías populares de su país, la Argentina …»

 

Si François André, director del Casino Municipal de Cannes, logró « arrancar » a Gardel al público de la capital para presentarlo en Cannes, significa que supo ser particularmente convincente con Gardel (quien apenas tuvo tiempo para respirar luego de su actuación en elOpera, el 5 de febrero a la medianoche), pero también debió convencer a Henri Varna y Oscar Dufrenne, directores del Teatro Empire de la avenida Wagram deParís, donde Gardel debía presentarse el 22 de febrero, es decir tres días después de su temporada en Cannes.

 

Sin dudas, ser solicitado imprevistamente era un prestigioso galardón para Gardel.

 

 

DEBUT DE CARLOS GARDEL EN EL CASINO MUNICIPAL DE CANNES :

 


Fue así que el 8 de febrero de 1929, Carlos Gardel, acompañado por sus guitarristas, hizo su debut en el restaurant des Ambassadeurs durante una cena danzante. El evento fue anunciado en el diario nizardo « L’Éclaireur », que diariamente publicaba un pequeño resumen bajo el título "Aux Ambassadeurs de Cannes".

 

                      Anuncio publicado el 8 de febrero de 1929 en « L’Éclaireur » de Niza (@archivos departamentales de Alpes-Maritimes)


Seguramente, no era tarea fácil cantar durante una « cena bailable », captar la atención de comensales que conversaban entre sí. Gardel encabezaba la lista de « Atracciones » de la « cena danzante » del 8 de febrero, seguido por la bailarina contemporánea americana
Amy Revere (quien luego formará parte de la revista del Moulin Rouge[10]), el bailarín  cómico inglés Jack Stanford, (quien compartió cartel con Joséphine Baker en el Folies Bergères[11]), y los bailarines NitzaVernille y Jack Holland, pronto contratados por la empresa Paramount y de quienes la prensa parisina dirá: « ella con un casco de oro y él con gorra de ébano hacen pasos acrobáticos con una flexibilidad de serpentina. » [12]

Las dos orquestas fueron : Billy Arnold, de Jazz, y Bachicha-Ferrazzano que ejecutó tangos argentinos.

Billy Arnold (1886-1954) era un pianista de Jazz americano que formó su orquesta en 1920. Ese año se presentó en Londres y en 1921 actuó por primera vez en el Casino Municipal de Cannes.

 

Formación Billy Arnold  -  (Fuente: Google)


 

Bachicha-Ferrazzano : "Bachicha", cuyo verdadero nombre era Juan Bautista Deambroggio, era un bandoneonista argentino que se radicó en París en 1920. Primero se asoció con Eduardo Bianco (1925-1928), en 1929 con el violinista Agesilao Ferrazzano, pero esta última formación duró poco tiempo. Bachicha falleció en París en 1963.


Orquesta Bachicha – La inscripción manuscrita en la parte superior derecha dice: Bachicha- San Juan de Luz- 20-8-29 (Fuente: Google)

 


Cada sábado el Casino Municipal de Cannes organizaba una velada de gala temática. El 9 de febrero fue la « Cena Azul » y se invitó a las damas a asistir con vestimentas de ese color.

 

La revista « La semaine de Cannes » publicó una foto de Carlos Gardel con ropa de ciudad, pero en escena él y sus guitarristas debían vestir atuendos tradicionales de Argentina según lo establecía el sindicato de artistas franceses. El artículo, firmado « G.L. » describe con mucha precisión la presentación de Gardel en el restaurant des Ambassadeurs.  

 

Foto de Carlos Gardel publicada en "La Semaine de Cannes" de febrero de 1929

 
 

La foto ilustraba el siguiente artículo :

 CARLOS GARDEL EN LES AMBASSADEURS

« Aparece con traje de « gaucho[13] » azul ornado con bordados, con su guitarra y sus guitarristas, artistas como él.  En medio de esos rostros rudos y serios, su sonrisa de muchacho bueno atrae la simpatía del púbico. Se sienta y canta acompañándose.

Su voz cálida de timbre vibrante es un instrumento de metal puro con el que se siente muy cerca al Maestro. Una dicción perfecta, que acentúa una mímica inteligente, la modera, la prolonga, la libera, la esculpe de alguna manera, con el acento de la palabra, la forma de la sílaba. Y el auditorio está cautivado. Esta forma ideal de la poesía y del canto natural fluye de él como un perfume embriagador y sutil.

Lo que dice en su lengua con sonoridades musicales es toda el alma sudamericana, ésa de llanuras infinitas de la Argentina, de la Cordillera de los Andes, del Uruguay o de Colombia, el alma humana desnuda, de donde sea, sufriente o violenta, llena de pasión o de ternura, abandonada bajo el cielo o lastimera en su hogar.

Y de esas melodías prestadas por el folklore, Carlos Gardel siente todos los matices, evoca todos los brillos, esclarece todas las facetas. De un pequeño poema hace un drama, un idilio, una comedia. Sensible, enérgico y poderoso, Carlos Gardel es un artista raro cuya simplicidad asombra, conquista y deleita, un maestro o, más aún, un semidios del Arte. Luego de haberlo escuchado una vez queremos volver a oírlo !»

 

Gardel cantaba sentado, con su guitarra entre las manos. Bajaba los ojos para mirarla y luego elevaba su vista y se fijaba en el público. Su guitarra parecía ser la fuente de su inspiración y su energía[14]. El cantor de Tango cuenta una historia que hace suya, generalmente triste, y toma al público como testigo y confidente, le confiesa su pena, ésa que se siente, por ejemplo, luego de una ruptura amorosa. Era muy nuevo para la época, pero había algo en su voz profundamente humano, contado con simplicidad y de manera directa. Y aunque el público francés no comprendiera sus palabras, sentía la gravedad y la atmósfera de su interpretación. Y la voz de Gardel, maravillosamente modulada, hizo el resto.

 

 

VELADA DE GALA DEL 9 DE FEBRERO DE 1929 : LA "CENA AZUL"

           

Al día siguiente, 9 de febrero, Carlos Gardel fue la gran atracción de la « Cena Azul ». « Le Littoral » del domingo 17, en su sección « Échos Mondains » publicó la siguiente reseña :

«  La ‘Cena Azul’ terminó el sábado muy tarde, prolongada por los ‘bravo’ y pedidos de bises a Carlos Gardel quien, entre las brillantes atracciones de la noche, se destacó como gran artista de la dicción y del canto.

No fue, claro está, tarea fácil obtener silencio absoluto en una sala tan importante como les  Ambassadeurs de Cannes, para cantar, en lengua extranjera, poemas delicados y agradables. Hacerse escuchar en esas condiciones fue un triunfo del artista. Y Carlos Gardel lo logró con maestría.

Otro gran éxito obtuvieron los vertiginosos patinadores Van Horn et Inez, Jack Stanford, émulo de Hal Sherman[15], Nitza Vernille y Jack Holland, siempre aplaudidos.

Hermosos vestidos en todas las gamas desde el celeste hasta el azul marino, pasando por lapislázuli, el azul real, el azul eléctrico, el zafiro. Sería necesario Théophile Gautier para celebrar esta sinfonía en medio de la cual notamos la presencia de las personalidades más interesantes y notables de la Riviera….. »

 

Dos documentos permiten tener una idea de la sala de les Ambassadeurs en la que Gardel cantó : El primero es un croquis extraído de la revista « la Semaine de Cannes » de febrero de 1929, obtenido de los Archivos Municipales de Cannes y el segundo, una tarjeta postal[16].

 








Comparando las dos vistas, notamos que desde la ubicación señalada en la tarjeta postal con un punto rojo se observan las dos columnas y el telón del escenario en el mismo ángulo que en el grabado. En ambos casos, las mismas arañas penden del cielorraso.





 

En la misma tarjeta postal, en el punto celeste, una pista de baile ubicada en medio de las mesas.

 









Es muy probable que Gardel, los patinadores y bailarines citados se hayan presentado en el escenario situado al fondo de la foto de esta gran "Grande Salle à Manger".

La magnificencia de esas veladas de gala canesas habían sido descriptas por André Laroche y publicadas por la revista parisina « La Rampe » el 1 de enero de 1924:

 

«Pero es en las veladas de gala, en las cenas de ceremonia  que la sala de les Ambassadeurs presenta un espectáculo verdaderamente único en el mundo.

Bajo los destellos de las luces eléctricas que brotan del suelo, candelabros, cornisas, las molduras del techo, imagínese usted entre la locura multicolor de flores exóticas, seiscientos cubiertos de una riqueza inaudita, dispuestos en las mesas floridas que parecen preciosos invernaderos.

En todas partes, en los hombros desnudos, alrededor de las muñecas aristocráticas, en el cuello, en las orejas de las mujeres, los diamantes, las perlas, las gemas de todos los colores brillan y resplandecen. Es una sinfonía inolvidable de claridad y riqueza…

Así, en fechas determinadas, la inmensa sala de les Ambassadeurs se transforma en una ciudad japonesa, una posada española o un templo hindú. En sus pintorescos y rutilantes decorados, hacen su entrada sensacional y se agitan personajes de ambos sexos desbordantes de color local,  y esas noches se prolongan hasta muy tarde en les Ambassadeurs ».

 

« Le Littoral » del 17 de febrero de 1929 publicó una lista de los invitados más prestigiosos presentes en la « Cena Azul », con numerosas personalidades de la aristocracia inglesa, Lords, Ladies, Captains, etc., el vice cónsul de Noruega en Bruselas, una princesa italiana, otra princesa del linaje del Sacro Imperio Romano Germánico, un gran industrial de la siderurgia y muchos invitados que pertenecían a la noblesa francesa y extranjera:  Marqueses, Marquesas de ..., Condes, Condesas de ..., Barones, Baronesas ...etc...

 

En su primera gira por Francia, el escenario más prestigioso para Carlos Gardel había sido el del Opera de París pero, sin dudas, la sala más ricamente decorada y el público más ilustre de todos los conocidos fue el de les Ambassadeurs de Cannes.

            

ESTADÍA DE CARLOS GARDEL EN CANNES

 

Gardel cumplió su contrato de presentaciones diarias desde el 8 hasta el 19 (incluso actuó el 20 de febrero), en las cenas, dos tés de gala y dos noches de gala, los sábados 9 y 16 de febrero.

Durante ese período hubo varios eventos mundanos, pintorescos y particulares.

 

-El 7 de febrero de 1929, Oscar Dufrenne llegó a Niza y se hospedó en el Majestic. Citado al comienzo de este artículo, era una personalidad muy importante en el mundo del espectáculo : Consejero municipal del 10º distrito de París, poderoso Presidente de la Asociación de Directores de Espectáculos, director de establecimientos como elThéâtre Empire (donde Gardel actuará luego de su paso por Cannes), el Palace (donde Gardel cantará en 1931), el Casino de Trouville, y el  Moulin Rouge. Dufrenne será asesinado en condiciones misteriosas en el « Palace », el 24 de septiembre de 1933.

En un reportaje publicado el 11 de febrero de 1929 en « l’Éclaireur de Nice » no explica los motivos de su presencia en la Costa Azul, pero se puede pensar que fue para ver a CarlosGardel y a los patinadores Van Horn et Inez, a quienes encontramos en el afichede su próximo espectáculo en el Théâtre Empire. También es posible que fuera para visitar a Frank Jay Gould, el rico propietario del Palais de la Méditerranée de Niza, inaugurado el 10 de enero de 1929 (y donde Gardel se presentará en 1931). 

Es de destacar la presencia en Niza, junto a Frank Jay Gould, de Sadie Wakefield, la futura protectora de Gardel[17].

-El 9 de febrero Lloyd George, que entre 1916 y 1922 fue primer ministro de Su Majestad el rey Jorge V, y que había llegado a Cannes en su yate personal, regresó a Inglaterra en el mítico "Train Bleu".[18]

-El 19 de febrero, el rey y la reina de Dinamarca llegaron a Cannes por el término de tres semanas y, como de costumbre, se instalaron en el Hôtel des Pins.

-El 12 de febrero nevó en la Costa Azul, hecho totalmente extraño que se intensificó al día siguiente, alcanzando temperaturas de -3° en Niza y -18º en París. Como consecuencia, el techo del garage Renault de Niza cedió bajo el peso de la nieve y el tránsito ferroviario entre París y Niza fue obstaculizado por los postes de telégrafo que cayeron sobre las vías.

–El miércoles 14 de febrero se desarrolló la « Gala de los heridos de pulmón » en el Casino Municipal de Cannes, a beneficio de 50.000 soldados franceses víctimas de lesiones pulmonares provocadas por el gas de combate utilizado durante la primera guerra mundial. Los reyes de Suecia y Dinamarca patrocinaron la velada. Se presentó una pieza de teatro en el gran Hall y, en consecuencia, Carlos Gardel y los otros artistas de "Atracciones" no fueron partícipes.

 

Nada de lo expuesto impidió que Carlos Gardel se presentara el domingo 17 de febrero de 1929 en la "Gala de Oro". « Le Littoral » de Cannes del 24 de febrero expresaba :

«  La "Cena de Oro" de les Ambassadeurs fue esplendorosa, no solo por la brillante concurrencia sino también por la decoración floral, compuesta de tulipanes amarillos en las alfombras y en cestas... los candelabros estaban adornados con lámparas de oro, las columnas luminosas destellaban mil fuegos y el fuego de artificio que coronó  con éxito rotundo, -ésa es la palabra – las atracciones de Carlos Gardel, Rich Hayes, Van Horn et Inez, a las que se agregó un encantador ballet con el vals de Godart[19]. Dicho fuego de artificio representaba malabares de mariposas de oro, acompañados de estrellas de ranúnculos dorados, seguidas por una fachada con deslumbrante penacho blanco y finalizó con  una cascada luminosa cuyo color iba del malva al oro más brillante ». 

 

 

Foto de la sala de les Ambassadeurs durante los fuegos artificiales, extraída del programa del Casino Municipal de la temporada 1948-1949 - (@ Archivos Municipales de Cannes)



Los asistentes podían ver los fuegos de artificio desde sus mesas, a través de los grandes ventanales vidriados del comedor de les Ambassadeurs, ubicados en la parte trasera del edificio, frente al mar, señalada por el círculo azul en esta tarjeta postal.



 

         

ARTICULOS DE PRENSA PARISINA

           

La prensa parisina se hizo eco de las veladas de les Ambassadeurs de Cannes. Algunos fragmentos :

El diario « L’Excelsior » del 19 de febrero reprodujo textualmente el artículo del « Littoral » citado precedentemente.

«  Le Gaulois » del 14 de febrero refirió : «  La ‘Cena azul’ que finalizó el sábado muy tarde, con aplausos y ovaciones a Carlos Gardel, quien se destacó de entre las brillantes atracciones como una gran estrella de la dicción y del canto.Otro gran éxito fue el de los vertiginosos patinadores Van Horn et Inez, Jack Stanford, émulo de Hal Sherman, Nitza Vanille y Jack Holland, siempre muy aplaudidos … ».

« Le Quotidien » del 25 de febrero fue más sarcástico. El artículo, firmado por Michel Georges-Michel[20] ironizaba sobre esas fastuosas veladas. La « Crónica sonriente » no causó el efecto esperado, porque al burlarse de la élite que frecuentaba los casinos, atacaba injustamente a los artistas. Sin embargo, su relato merece ser citado ya que revela detalles precisos del desenvolvimiento de la velada que confirman fehacientemente que Michel Georges-Michel asistió a la « Gala de Oro » (único punto que reproducimos de este escriba burlón):

« …Veamos una cena de Gala, en Cannes, en la inmensa sala donde se pueden servir más de mil cubiertos a trescientos francos de promedio… Las diez y media. La orquesta argentina llora en menor, sin embargo qué prodigio, el piso se eleva hasta el escenario, formando una plataforma para los artistas.

De repente, la queja argentina es interrumpida por una trompeta. Así como cuando Napoleón llegaba al Opéra, los clarines y los tambores de honor detenían su canto de violines. El piso está a la altura deseada. Los "accordeones"[21] se repliegan lentamente. Con el fuego de los proyectores resplandecen todos los cobres, heroicamente, como en la entrada de un César romano …   (siguen luego algunas líneas « con irónicas críticas » a los bailarines y patinadores que actuaron antes que Gardel) 

...Esta semana se presenta el célebre Carlos Gardel. Es un guitarrista, vestido también él de ‘gaucho de escenario’: espuelas de plata, flores bordadas hasta en sus bombachas. Otros tres gauchos lo acompañan, compartiendo con Carlos cuatro mil quinientos francos por cuatro canciones. (Aquí, « cuatro » tiene el sentido de varios).

Seis proyectores hacen brillar el cabello y los dientes del cantor que, una vez sentado y con la sala en silencio, se inclina sobre su guitarra como sobre un reloj de bolsillo, y, luego de algunos acordes, comienza a cantar. No se comprende. Pero da vuelta sus ojos, tuerce su boca, empalidece, parece sufrir mucho, silba entre sus dientes, se inclina hacia la sala. Su pañuelo de cuello rojo y su voz que se arrastra penosamente nos recuerda a un Bruant exótico[22]…...  

Entonces, hasta los ingleses y las inglesas toman flores a brazos llenos y les tiran a sus botas.

Es necesario el fuego de artificio que envuelve toda la sala en una lluvia rosa y oro para eclipsar al guitarrista. Es necesario también el vals inglés bailado en una pálida luz azul, la planchada finalmente ha vuelto a bajar. Son las doce y media de la noche, pronto servirán el postre ….. »

No puedo evitar reaccionar frente a esta desconsideración manifiesta de cosas y personas. « Le Quotidien » se jactaba en su encabezamiento de ser el órgano "creado para más de 60 000 franceses y francesas para defender y perfeccionar las instituciones republicanas", pero parecía olvidar que las « instituciones republicanas » arruinadas por la guerra de 14-18 necesitaban de este maná proporcionado por la fortuna de esa clientela (francesa y extranjera) para que ingresara dinero en las cajas del Estado y que esa clase aristocrática, tan acomodada como criticada participaba generosamente de manifestaciones de beneficencia como la gala de los heridos de pulmón, de la Cruz Roja, huérfanos de guerra, niños tuberculosos, etc. que tenían lugar en la Costa Azul.

 

Encabezamiento del diario « Le Quotidien »  (fuente BNF-Gallica)

 

 

FIN DE LA ESTADÍA EN CANNES

 

Gardel se despidió del Casino Municipal de Cannes el miércoles 20 de febrero de 1929[23], en vez del 19 como se había anunciado[24]. Un comunicado de la Dirección de Redes Ferroviarias de la compañía PLM (París – Lyon – Mediterráneo) informaba que el servicio de trenes entre París y la Costa Azul interrumpido a causa de la nieve sería restablecido el martes 19 de febrero. No se sabe si fue por la demora de los trenes o a pedido del Casino Municipal de Cannes que permaneció un día más, pero recién pudo dejar Cannes con sus guitaristas el 21 de febrero, para debutar en el Théâtre Empire deParís al día siguiente.

En Cannes Gardel descubrió la riviera francesa, la playa, su ambiente y la alta sociedad que la frecuentaba. Allí fue recibido con tan entusiasta bienvenida que dos años más tarde volvería a cantar en la Costa Azul, esta vez en el Palais de la Méditerranée de Niza.

      

Sin embargo, su paso por Cannes es apenas mencionado en las biografías de Gardel. Incluso él mismo omitió detalles en el reportaje que concedió en Buenos Aires el 16 de junio de 1929, cuando apenas había descendido del paquebote « Conte Rosso »[25] : 

 

Gardel nos manifestó que regresaba después de haber realizado una gira cuyo éxito no pudo ser más halagador.

-He trabajado -nos dice- debutando conéxito en el Fémina, teatro donde llevé a cabo una temporada de diez  funciones. Luego pasé al Dancing Florida. De Allí fuí a Cannes trabajando quince funciones[26], siendo en todas partes agasajado. Pasé después al Empire de París y luego a Barcelona, para terminar en Madrid, en cuyas salas llevé a cabo en cada una, quince funciones.

Mi rápido regreso, continuó, se debe al llamado urgente que me hizo mi gran amigo Razzano, motivado por los asuntos que tenemos pendientes, sobre todo en lo que se refiere a la grabación de discos.

 

Gardel había cumplido una gira muy intensa y, apenas desembarcado, no había tenido tiempo para relajarse y brindar más detalles a la prensa.

Si bien en estas páginas no hay recuerdos personales de su paso por Cannes, llenan el vacío de sus presentaciones y los lugares donde actuó.

 

Algunas biografías refieren que Gardel se habría presentado una decena de veces en un cabaret de Montecarlo dirigido por Manuel Pizzaro ("El Embajador del Tango en Francia"). Esto no fue posible en 1929 cuando el programa de Gardel en el Casino Municipal de Cannes no le dejaba tiempo, pero pudo suceder en 1931 cuando Gardel estaba en Niza y, efectivamente, Manuel Pizzaro y Paul Santo dirigían "The Plantation of 1931" en el Carlton de Montecarlo, como lo muestra la publicidad de una revista dirigida a los anglófonos residentes en la Costa Azul.

 



Publicidad del cabaret "The Plantation of 1931" publicado por el diario "The Menton and Monte Carlo News"en sus ediciones de enero a noviembre de 1931-  Fuente : BNF - gallica


 

El Casino Municipal de Cannes siguió funcionando normalmente hasta la guerra de 39-45, cuando sufrió algunos daños. En 1946, en su hall de entrada tuvo lugar el primer festival de Cine de Cannes que luego se desarrolló en el primer Palais des Festivals, inaugurado al año siguiente en el emplazamiento del Círculo Náutico. Finalmente, el Casino Municipal de Cannes fue demolido en 1979, para dejar lugar al actual Palais des Festivals.

 

Hoy, cuando realizadores y artistas de las películas nominadas a la famosa « Palma de Oro » del Festival internacional de Cine de Cannes suben los famosos escalones de alfombras rojas, caminan por un lugar pleno de historia, de recuerdos de numerosas fiestas y galas a las que asistieron las personalidades más célebres de la época, y donde actuaron –tanto en el Teatro como en les Ambassadeurs- numerosos artistas de renombre mundial. Entre ellos estaba Carlos Gardel, quien en febrero de 1929 obtuvo su primer gran éxito en la Costa Azul.

 

 

 

            Andolsheim, 10 de marzo de 2021 

 Georges GALOPA - Andolsheim (Francia),          

Colaboración y traducción : Ana TURÓN - AZUL (Argentina)

 

 

Agradecimientos:  

Archivos Municipales de CANNES (France)

Madame Marie Hélène CAINAUD

Madame Annick LEGOFF

                                                                                 

                                         

                                              



[1] El "Bal des Petits Lits Blancs" era uno de los más prestigiosos eventos de la capital. Esa noche, a pedido del presidente de la República Francesa, M.  Gaston Doumergue, Carlos Gardel interpretó "El Carretero", canción que lo hizo famoso en todo París.

[2] Sus tres guitarristas eran José Ricardo, Guillermo Barbieri y José María Aguilar. No se sabe si su representante Pieroti lo acompañó a Cannes, ya que no se registró en ningún hotel.

[3] A una velocidad promedio de 60km/h en las rutas de la época, el trayecto en auto habría durado más de 18 horas.

[4] La Vanguardia" del 27 de septiembre de 1928 menciona la llegada al puerto de Barcelona del « Conte Verde » el 26 de septiembre de 1928 y no el 24 como mencionan numerosas fuentes.

[5] También había un camino ferroviario Londres-Calais-Paris-Vintimille (el mítico Tren Azul) que partía de París a las 21:50 y llegaba a Cannes a las 13 :59 del día siguiente. El servicio era de un lujo extremo y pareciera poco apropiado para un viaje de ida y vuelta de Gardel y sus tres guitarristas.

[6] En 1929, los automóviles no tenían todavía sistema de calefacción.

[7] El 17 de junio de 1929, Carlos Gardel declaró 15 representaciones al diario « Crítica » de Buenos Aires. (Ver « Carlos Gardel y la prensa mundial » de Hamlet Peluso y Eduardo Visconti, Editorial Corregidor, Buenos Aires 1991 y 1998).

[8] Diario de Cannes  « Le Littoral » del 3 de febrero de 1929.

[10] Revista « La semaine à Paris » del 26 de abril de 1929.

[11] Diario « La presse » del 14 de noviembre de 1927.

[12] Diario « Comœdia » del 23 de febrero de 1929, artículo de J.H.K. Mezzanine.

[13] Este artículo desmiente a las biografías que afirman que en Cannes Gardel se presentó con ropa de ciudad.

[14] Reportaje a Gardel en la revista de Barcelona « El tango de moda » del 11 de mayo de 1929 :

« Gardel, sin otra amada que su guitarra –habréis visto cómo la acaricia, al inclinarse sobre ella parece besarla- recorre el mundo y bajo el cielo brumoso de París en el rincón cosmopolita de Montmartre, magnifica nuestro idioma al verter la cadenciosa poesía de los tangos ». (« Carlos Gardel y la prensa mundial », de Hamlet Peluso et Eduardo Visconti, Editorial Corregidor, Buenos Aires 1991 y 1998) 

[15] Hal Sherman era un babilarín cómico americano muy conocido

[16] Las tarjetas postales de este trabajo fueron adquiridas en el sitio www.delcampe.net/fr/collections/cartes-postales.

[17] Diario « l’Éclaireur de Nice » del 8 de febrero de 1929.

[18] El « tren azul » unía diariamente a Calais-Paris-Vintimille en ambos sentidos.

[19] Benjamin Godart, compositor francés nacido el 18 de agosto de 1849 en París y fallecido en Cannes, el 10 de enero de 1895.

[20] Michel Georges-Michel pseudónimo de Michel Georges Dreyfus, pintor, periodista y escritor francés, director del periódico de humor político « Cri de Paris ».

[21] Michel Georges-Michel no supo diferenciar un acordeón de un bandoneón.

[22] Alusión al célebre afiche de Toulouse-Lautrec que muestra a Aristide Bruant con un pañuelo de cuello rojo, aunque aquí alude a cierta superioridad con respecto a sus guitarristas que llevan un pañuelo blanco.

[23] « Le Petit Niçois » del 20 de febrero de 1929.

[24] Aviso publicitario publicado en « L'Éclaireur du Dimanche » del 10 de febrero de 1929.

[25] Reportaje del diario « Crítica » de Buenos Aires del 17 de junio de 1929.

[26] Del 8 al 20 de febrero de1929, se cuentan 13 presentaciones en las cenas (incluyendo las dos cenas de gala), más dos actuaciones en los tés de gala de los días 14 y 17 de febrero, es decir, 15 actuaciones en total.