Novedades:
-



EnglishFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified



El primer tango inspirado en Gardel

 



principios de la década del ’80, el periodista Luis Ángel Formento (1936-1988) difundió en “El Gardelazo” –micro conducido por Antonio Carrizo en Radio Rivadavia-, el primer tango inspirado en Gardel del que se tiene conocimiento, tomado de la partitura del coleccionista y estudioso Raúl Lafuente.


 

 Y TE FUISTE A PARÍS (Repartí un poco)


Yo estuve en el puerto la mañana aquélla,

Cuando te embarcaste con rumbo a París

Llevando en tus ojos un fulgor de estrellas

Que fosforescían bajo el gacho gris.

 

Y me daba bronca verte tan contento

Porque te reías en vez de llorar

Porque no dejaste oír un lamento

De gorrión que quiere y no puede volar.

 

Pero te esperaban Francia,

Bulevares de París,

Que también tienen derecho

A tenerte por allí.

Y te fuiste una mañana

En que yo te vi partir,

Con un triunfo en la mirada

Y otro triunfo al sonreír.

 

Aquí los muchachos tenemos un chucho

Sin una noticia, no queremos creer

Qué pasa por Francia? Ya aguantamos mucho

Repartí un poquito, no pensás volver?

 

Una escapadita para verte, hermano,

Para ver la barra de nuevo feliz

Total, con un viaje quedás mano a mano

Con tu Buenos Aires y con tu París.

(Letra y música: Eduardo « Chon » Pereyra)

 

“La mañana aquélla, cuando te embarcaste con rumbo a París” nos remite al 26 de octubre de 1927, día en que el “Conte Verde” soltó amarras a las 10:30, ya que los otros barcos en que viajó Gardel zarparon en horas de la noche[1].

 

Durante los ocho meses de estadía en Europa -hasta su regreso en junio de 1928-, Gardel permaneció la mayor parte del tiempo trabajando en España, salvo breves escapadas a Francia, una de ellas para firmar su primer contrato con Paul Santolini.

Frente a esta circunstancia, diríase que el tango no se ajusta a los hechos históricos sino que el autor reemplazó “España” por “París” por su mayor musicalidad y facilidad de rima o tal vez por simbolizar del éxito y la exquisitez, en un presagio poético que poco después se cumpliría.

 

Ahondando un poco más, constatamos que en 1928 solo permaneció tres meses en Buenos Aires y el 12 de septiembre volvió a embarcar, esta vez sí, con rumbo a París. Este viaje tuvo una importante repercusión mediática que retribuyó con un simpático autógrafo:

 

“El piróscafo me lleva hasta la villa donde impera Chevalier y como criollo hoy parto a conquistar ese país ‘bacán y copero’, con nuestro gotán porteño.

Hasta luego muchachada posta de mi Buenos Aires querido.

Para ‘Crítica’, a bordo del Conte Verde.

Carlitos Gardel.

12-9-1928”

 


 

Buenos Aires seguía paso a paso sus éxitos en los teatros Fémina, Ópera y Empire de París entre otros escenarios y aquellos triunfos eran el tema de conversación predilecto en el ambiente artístico.

En este contexto, me atrevo a suponer que “Y te fuiste a París” fue escrito entre septiembre de 1928 y junio de 1929 y que el autor atribuyó a este viaje la despedida del año anterior. Esto explica el “Ya aguantamos mucho… ¿No pensás volver?” reforzado por el pedido de “Una escapadita para verte, hermano”.


Gardel regresó de ese viaje y emprendió otro, y luego otro y otro más. Europa le quedaba chica y en diciembre de 1933 echó anclas en Estados Unidos, donde en 1934 filmó dos películas[2].

Buenos Aires lo escuchó en una transmisión radial de desde Nueva York (¡!) donde participaron el Cónsul argentino García Peña y el cineasta Cecil B. de Mille.

Sus hazañas artísticas llegaban hasta el Abasto y se rumoreaba un viaje a Hollywood[3].

Las noticias acrecentaban su genio y su figura.

Entre las manifestaciones de afecto y del orgullo del “yo lo conozco de antes”, la orquesta de Francisco Lomuto[4] lo inmortalizó en el disco con la voz de Fernando Díaz el 29 de noviembre, cuando Gardel se aprestaba a filmar los sketchs de “Cazadores de Estrellas”, revista en la que participaban las figuras más destacadas de la época.

 



De la escasa información existente se desprende que Eduardo “Chon” Pereyra no dio gran importancia a este tango. Reconocido compositor musical -de sus cuarenta obras registradas en SADAIC, en solo ocho aparece como autor de los versos[5]-, la poesía ocupaba un segundo plano: 

 

*No hay indicios de que Gardel tuviera conocimiento de este tango;

*La única grabación que se conoce data de noviembre de 1934;

*En los testimonios de Pereyra recogidos por Orlando del Greco no hay alusión a que se haya inspirado en Gardel, pese a que el retrato no deja lugar a dudas y que en Buenos Aires no era ningún secreto.

*El registro en SADAIC se realizó recién el 10 de mayo de 1940.


Captura de pantalla de la página de SADAIC

  

Curiosamente, “Y te fuiste a París” no se encuentra en muchas antologías de letras de tango ni sitios de Internet especializados que solo publican la primera parte (seguramente extraída del disco de Lomuto donde se omiten las dos últimas estrofas).


Sin embargo, esos versos retratan fielmente a Gardel y sus éxitos europeos y constituyen un valioso testimonio del cariño y la admiración que despertaba en sus colegas mucho antes del accidente de Medellín.

 Ana Turón

Azul, diciembre 28 de 2021





 

FUENTES CONSULTADAS:

Libros:

MORENA, Miguel Ángel. Historia Artística de Carlos Gardel. Estudio Cronológico. Edición Definitiva (Corregidor, 2008)

PELUSO, Hamlet – VISCONTI, Eduardo. Gardel y la Prensa Mundial (1991)

Internet:

SADAIC

Youtube


Archivo Personal.



[1] El 17 de octubre de 1925, Gardel embarcó en el Principessa Mafalda con rumbo a España.

El 12 de septiembre de 1928 a las 0:15, embarcó en el Conte Verde con rumbo a París

El 6 de diciembre de 1930 a las 22:00, el “Conte Rosso” lo llevó rumbo a Francia

El 28 de octubre de 1931 a las 22:00 nuevamente embarcó en el “Conte Rosso”.

El 7 de noviembre de 1933 a las 22:00, se fue por última vez de Buenos Aires, a bordo del “Conte Biancamano”


[2] En 1934 filmó“Cuesta Abajo” y “El Tango en Broadway”

[3] Si bien la revista “Cazadores de Estrellas” se filmó en Hollywood, los dos sketchs de Gardel se rodaron en Long Island.

[4] Francisco Lomuto era amigo de Gardel desde sus andanzas juveniles en tiempos de Razzano. Cabe suponer que pudo ser suya la iniciativa de grabar este tango al que el propio autor no parece haberle encontrado méritos.

[5] En SADAIC solo encontramos estas letras de autoría de Eduardo Pereyra (la fecha corresponde al registro, no necesariamente a la creación):

Historia Maleva (1933)

Indiano (1935)

Amor de un día (1937)

Y te fuiste a París (1940)

La fulana (1941)

Remolienda (s/f)

Tarmaleno (s/f)

Que seas muy feliz (s/f)